visitas

domingo, 4 de julio de 2010

Válgame Dios

Hoy

el Cura

no buscó

la paz

dentro del Monasterio.

Lo hizo

fuera.

Y encontró

la Sal de la Vida.

Ai...Dios Mío

ya

siento

que el cura

dejara

de serlo

en cuanto traspasó

la puerta.

Y es que no me extraña.

Estoy siendo

sarcástica.

Y en este caso

me gusta serlo.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada