visitas

domingo, 4 de julio de 2010

¿Apostamos?

Es obvio

que la mirada

de David Bowie

es letal.

Sí.

Y es que

tener

un ojo verde

y el otro azul

impacta.

Y encandila también.

Pero

perdonad

mi osadía

por desbancaros

ese pensamiento.

Lo que os voy a contar

es verídico.

Sí.

Abstenerse

los que carecen

de sensibilidad

e imaginación.

Aquí la servidora

ha conocido

a la Mirada más impactante.

Sí.

Y deja a la mirada de Mister David

en el suelo.

Os explico.

La mirada de esa chica

era diferente

a la par

que excitante.

La gente no sabía

lo que había detrás de ella.

Yo sí.

Y qué bien que fuera así.

Ella tenía

la capacidad

de ver

diferente.

Era un "Caleidoscopio" ocular.

Y además en

el ojo izquierdo

tenía

un lunar.

Ella veía lo que se le antojaba.

Y sin esfuerzo.

Normalmente

elegía

como paisaje

el Sur.

Cuando pensaba en ello

sus ojos

eran espuma.

No hacía

falta maquillarlos.

Su mirada

poseía el color rojo.

Y sin esfuerzo tampoco.

Menuda delicia

observar

esa maravilla.

Ella me dijo

que tener

esa mirada

no era de nacimiento.

Todo era cuestión

de querer

vivir de la mejor manera.

Ella no se engañaba.

Sino

que observaba

lo que es la vida

con belleza.

La dureza

estaba

pero

vivir

con desparpajo

es primordial.

Y

ahora decidme

qué mirada

es más letal.

La de ella

o la de David Bowie.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada