visitas

martes, 9 de marzo de 2010

Dos en Uno

Blanco y Negro.

Un teatro de los de antes.

Una mujer.

Todo el escenario

es para ella.

Cree que está sola.

Su Cuerpo

se contonea.

Es ella

en su más pura esencia.

Sus ojos ocupan todo el escenario.

Pero su espalda también.

Está relajada.

Está bella.

Lo que no sabe

es que hay alguien.

Alguien

que la captura

en todos sus movimientos.

Si supiera de su presencia

ella no se relajaría.

Y es que

él

no es un hombre cualquiera.

Él

es la persona

que le hace vibrar

en todo momento.

El que le hace tener los mejores

espasmos.

Y el que consigue

crearle espacios únicos.

Un teatro con todos los ingredientes.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada