visitas

domingo, 3 de febrero de 2013

Agárrala!

El día a día a veces te hace caer en el olvido de aspectos realmente importantes.
Pero suerte que existen minutos y quizás horas en las que tu cabeza y tu cuerpo paran y se toman su merecido descanso para recordar lo que crees que ya no está.
Cuando sucede esto a veces quieres volver a la rutina porque no te gusta lo que ves pero otras es el mejor viaje que puedes realizar.
Y es que recordar no tiene porque ser un momento de tristeza. A veces esos momentos te brindan el regalo de agarrar a esa nostalgia para poder darle todo el calor que se merece.
Con pasión desmesurada y con los colores que te apetezcan. Yo en este caso elijo al azul que me sugiere templanza.
Y sí, es agradable acompañar a la nostalgia de la mano y no de espaldas.
Pasan esos momentos de parón y vuelves a la rutina, pero ya renovada. Una rutina llena de matices.
Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada