visitas

lunes, 6 de agosto de 2012

Lo prefiero.

No plancho.
Y es que prefiero que sea mi cuerpo y no un aparato externo el que alise todas las texturas de la tela.
Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada