visitas

domingo, 5 de agosto de 2012

Armas Femeninas.

Las tenemos. Y muchas además.
Hoy voy a elegir una.
Tenemos la virtud (o la tontería, según se mire) de hacer que se caiga el tirante de la camiseta, camisón o lo que sea en la medida exacta para que el hombro quede al descubierto. Y así embelesar (o intentar al menos) al hombre o mujer que tenemos delante.
Sí. Este acto corporal es muy común en las mujeres. Múltiples películas así lo demuestran.
Pero como en todo, puede jugarte malas pasadas.
Y es que si se te "cae" el tirante sin que tú quieras no es cómodo. Nada cómodo! Y las explicaciones posteriores al que tienes delante mejor ni comentarlas.
Eso nos pasa por ser tan coquetas! Y tontas también.
Lo bueno de todo esto es que pasado el tiempo, lo recuerdas y te sale una sonrisa. Una sonrisa muy femenina.
Eso siempre.
Escrito por María del Río.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada