visitas

domingo, 17 de enero de 2016

ANGST

Me pregunto cuántos tipos de miedos puede llegar a tener el ser humano.
No sé la cantidad exacta pero si sé que son infinitos.
Yo los clasifico en dos.
Los reconocidos y los escondidos.
Y como a mi me gusta la complejidad, hablaré del segundo tipo.
Hoy en día, reconocer que se tiene miedo por algo, denota que no eres fuerte.
Menuda tontería.
Tener miedo denota sentir y no deberíamos esconder eso.
Y me incluyo. Pero desde hace algún tiempo lucho porque así no sea.
Así que me lanzo con todas las de ganar y os regalo a modo de escritura algunos de mis miedos.
Miedo a ser rechazada.
Miedo a no saber.
Miedo a ser juzgada.
Miedo a decir no.
Miedo a fracasar.
Y ahí va mi preferido. Miedo a tener miedo.
Así, sin más, me doy cuenta que ya no son escondidos y son reconocidos.
Ahora sólo falta acercarse a ellos y pedirles una cita. Después, invitarles a una buena conversación y si hay feeling besarnos. Y de ahí empezar una relación sin ataduras pero repleta de risas y contoneos sensuales.
Y ahora os dejo que he quedado a las 20 horas con el sexto miedo citado.
Es el primero que me ha descolgado el teléfono y encima ha sido original.
Me ha hablado en alemán.
Y es que personalmente "miedo" en alemán como que me suena mejor.
Mañana os cuento que tal me ha ido la cita con él.
Con el sexto "Angst".
Escrito por María del Río.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada