visitas

domingo, 15 de junio de 2014

NERVIOS

Nací nerviosa (en 10 minutos), crecí nerviosa por aprender en todo lo que se me ofrecía y veía y maduré con un manojo de nervios en mi mano. 
Por lo menos, escribir me tranquiliza y en mi otra mano tengo un manojo de tranquilidad para compensar. 
Escrito por María del Río.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada