visitas

domingo, 2 de junio de 2013

Reflexiones Catarrales.


Todavía me acuerdo cuando de pequeña gritaba en casa hasta que no hubiera fin para quedarme afónica. 
Me gustaba la voz que me quedaba, rota. 
Ahora he cambiado de gustos.
Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada