visitas

sábado, 12 de noviembre de 2011

Mamma Mia!


Menudo alboroto

que se creaba

cada vez que le veía.

Le alborotaba

tanto

que le dejaba

sin vista

sin tacto

y

sin oído.

Por lo menos

le dejaba

olfato

para poder

disfrutar

el cigarro de después.

El cigarro

posterior

a ese alboroto.

Bendito Alboroto!

Escrito por María del Río.

 
Photo By One Dragones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada