visitas

domingo, 8 de mayo de 2011

NO ME COMAS!

Harta de ser una más

decidió cambiar su destino.

Ya no sería

un mero mordisco

ni sería exprimida.

Y tampoco tendría

ese viaje "digestivo"

tan poco cultural.

Y es que el ser

una naranja

no debe ser fácil.

Su vida tiene los días contados.

Y en plena madurez

es cuando tiene que irse.

No puede disfrutar

del movimiento

y del contoneo

con otro cuerpo.

Es transformada

en un zumo

o

cortada a rodajas.

Menudo caos

y menuda tragedia!

Ella lo que quería

era viajar

pero de la mejor manera.

Así que con mucho esfuerzo

se fabricó una piernas

para salir corriendo

y que su esencia quedara intacta

para poder decir:

"No me comas!

Bésame!".

Escrito por María del Río.



3 comentarios:

  1. Pobre naranja!!! ¡¡Las naranjas también merecen tener una vida!!

    ResponderEliminar
  2. Q grandísimooo jajaja

    ResponderEliminar