visitas

domingo, 20 de febrero de 2011

LA CAJA

Podría decir

que estoy

"hasta los ovarios"

pero no lo voy a hacer.

Principalmente

porque uno de ellos

está delicado

y no quiero

gritar a al mal tiempo

(más si cabe).

Así que lo que voy a hacer

es llevarlo de la mejor manera.

Como el tratamiento es de 30 días

y las pastillas son realmente feas

(cápsulas impersonales y de un color abstracto)

las pondré en una caja

que pueda solapar este mal trago.

El mal trago de cada mañana con ese vaso de agua

y

el otro mal trago de estar 30 días

bajo la incertidumbre

de si harán el trabajo necesario

para

poder poder gritar otra vez

"estoy hasta los ovarios"

sin ningún miedo.

P.d. Encontraré la Caja Mágica y no será un pastillero.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada