visitas

viernes, 10 de diciembre de 2010

TRES

Tres despertares.
Anhelos diferentes
El primero
quería una mañana mordiente.
El segundo
quería una mañana con estruendo.
El tercero
quería una mañana cotidiana.
El primero
tuvo a quién morder
con toda la pasión
que conlleva eso.
El segundo
tuvo estruendo.
Pero del bueno.
Estruendo del Mar.
El tercero
desayunó café con tostadas.
Los tres consiguieron tener
la mañana soñada.
Una brisa mañanera.
Cuando llegara la noche
coincidirían
en un escenario.
Y no por casualidad.
Allí desplegarían
una energía
inconfundible.
La llamada
"Energía Havalina".
Después se tomarían
unas cervezas
(uno de ellos una Pillsner)
y
se contarían sus despertares.
Siempre era así.
Un ritual delicioso.
Escrito por María del Río.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada