visitas

martes, 21 de septiembre de 2010

ACONCAGUA

Sí.

Quizás

ese sería el camino

para llegar ahí.

Al pico más alto de Argentina

de América

y del mundo fuera de Asia.

Quizás sería

el camino.

Quizás no.

Pero lo que

si estaba claro

es que él

tenía

tres estados anímicos

muy latentes.

Necesidad.

Placer.

Y hasta dolor.

Y con este trío emocional

se llega donde uno quiere.

Y como quiere.

Él llegó.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada