visitas

martes, 6 de julio de 2010

La Porción

Incertidumbre.

Pero decidido.

Hoy

iba a buscar

su porción.

No de queso especialmente.

Ese ascensor

le gustaba

porque

tenía espejo.

Cuando

llegara

al quinto piso

encontraría

la tuerca.

La tuerca de su vida.

La almohada

más deliciosa y sensual

de cada noche.

Y de cada día.

Incertidumbre.

Más si cabe.

Y es que estaba

llegando

al número 5.

Pero repito.

Decidido.

Me dijeron

que ella

le abrió

la puerta.

Y todas las restantes.

Se lo merecían.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada