visitas

domingo, 25 de abril de 2010

El Lobo Bueno

Todos tenemos

al lobo bueno

detrás de nuestra oreja.

Y también al malo.

Pero a veces

la escucha

está descompensada.

A pesar

de temer

al lobo malo

reconozco

haberle dado

mucha cabida

en mi escucha.

Tanta cabida

que

el Lobo Bueno

está famélico

y desaborío.

Así

que ya

es hora de equilibrar

la balanza.

Bueno

pensándolo

mejor

no la quiero equilibrar.

Quiero que el Lobo bueno

esté más que cubierto

en toda

la Pirámide Alimenticia.

Y es que

no me importa

que tenga sobrepeso.

En este caso

no me importa.

Mi Oreja

se merece

engordar

de buena escucha

y adelgazar

de malos pensamientos.

Más adelante

ya decidiré

como unir

a los dos Lobos.

Quizás lo haga.

Quizás no.

Escrito por María del Río.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada