visitas

miércoles, 24 de marzo de 2010

ZOE

El otro día

soñé

que escribía un cuento

llamado

ZOE.

Empezaba así...

Una mañana despertó

con su mejor mirada.

Desayunó

con su mejor paladar.

Se duchó

con la mejor sal.

Se vistió

con su mejor percha.

Se fue a la calle

con su mejor sonrisa.

Se paró

por un momento.

Alguien le pintaba.

Y es que no es para menos.

Llamarse

ZOE

y ser

como es

es digno de ser

retratado

una y mil veces.

El cuento

no acababa así.

Él lo acabaría

con su gracia y encanto.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada