visitas

domingo, 28 de marzo de 2010

La Niña de la Gorra III

Siempre seré

"La Niña de la Gorra".

Pero desde hace unos meses

que la he abandonado.

Siempre pensaba

que si ella desaparecía

mi esencia también.

Pero la Vida es lo que tiene.

Que sin saberlo

te observas

y ves ciertos cambios

que te sorprenden.

No lo voy a negar.

No me quedan nada mal

las gorras.

Pero es que mi carita

tenía

ganas de descubrirse

en toda regla.

Motivos hay.

Y de los buenos.

Y es que

¿ por qué no enseñar unos ojos de difícil descripción?

¿ por qué no enseñar una nariz con una curva curiosa?

¿ por qué no enseñar una boca que ríe y sonríe?

¿ por qué no enseñar que me muerdo a menudo el labio inferior?

¿ por qué no enseñar un flequillo de lado o que se mueva a su antojo?

¿ por qué no enseñar una expresión de mi cara?

¿ por qué no enseñar que tengo una peca en el centro de mi labio superior?

Seré siempre la Niña de la Gorra.

Lo sé.

Pero los motivos han cambiado.

Y qué bien que sea así.

Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada