visitas

sábado, 19 de diciembre de 2009

Venus


Cuando tengo ganas de evadirme de este planeta

me voy a otros.

Lo hago con o sin alas porque es mi mirada la que me traslada a ellos.


Urano

no está nada mal.

Veo blancura

pero es extrema.

Quizás porque sea

el primer dios supremo según los griegos.


Júpiter

no me llama mucho la atención

porque es el planeta más grande

y yo soy de detalles pequeños.

También porque su nombre

tampoco me encandila.


Saturno

me gusta

porque es el que tiene más temperamento.

Y a mí me gustan

las cosas con carácter, coraje y personalidad.

Su composición es dudosa

pero se sabe que hay agua

y yo soy de mar.


Mercurio

me crea estados de locura desmesurada.

Me gusta pero a veces

tengo estados febriles

demasiado altos.


Marte

me gusta y no me gusta.

Me gusta por su color rojizo.

No me gusta

porque de él deriva

mi odiado día de la semana.

...Martes.


Neptuno

me enamoró.

Tuve un flechazo en toda regla.

Quizás porque según la Mitología Griega

era Poseidón, el Dios del Mar.

El que hace temblar a la Tierra

por si ésta se desmesura

con tanta guerra y tan poca paz.


Plutón

nunca me decepciona.

Aunque haya dejado de ser planeta.

Es el "Dios Invisible".

Y me gusta la gente que pasa desapercibida

con carisma

y no hacen alarde de ello.


Venus

Ese planeta se me resiste.

Y mira que algunas personas me han dicho

que tengo cuerpo

de Venus.

No sé

tendré que revisar

mi vista al oculista

para verme

como es debido

y así poder llegar

con o sin alas

a ese "Planeta de la Belleza".

Escrito por María del Río.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada