visitas

sábado, 19 de diciembre de 2009

Pelirroja

Pelirroja.

La Niña de las botas verdes.

De personalidad infinita.

De andar elegante.

De tener dos orejitas siempre disponibles.

De mente creativa por excelencia.

De ir de frente.

De tener la música en su día a día.

Su música.

La mejor música que podía tener.


La "Uña" de la vida

no siempre había sido merecedora

de ser pintada con el mejor color

para ella.


La Uña...

...a veces se la cortaban

sin que ella quisiera.

...a veces no estaba del todo limada.

...a veces el esmalte no era uniforme.

...a veces el calor no dejaba ver el color real.

...a veces una lágrima le servía de quita-esmalte.


Pero la "Uña de la Vida"

le había regalado algo...

Una "almohada amarilla".

Una niña rubia que estaba

de soporte con las mejores plumas.

Una almohada de primera calidad

para dormir, silenciar, llorar, reir, gritar...

Tan sólo debía agarrar con fuerza

esa almohada.

La "almohada" sabía que lo haría.


Y es que la Niña Pelirroja

era

VALIENTE.

Una Valiente de la Vida

con uñas mordidas

con uñas perfectas y

con uñas a medio hacer.


Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada