visitas

sábado, 19 de diciembre de 2009

La Piruleta

Su vida

era un "rizo" constante.

Le regalaron

una piruleta.

Tenía que comérsela

en un castillo.

El camino sería largo.

Pero ella era valiente.

No se lo pensó dos veces.

Cogió lo imprescindible

y una manta

que le acompañaba siempre.

Ella y su piruleta

pasaron adversidades

en el camino.

Pero consiguió

llegar.

Un castillo

nada tétrico.

Todo lo contrario.

Lo que no sabía ella

es que ahí se encontraría

con otro "rizo" de la vida.

Pero esta vez

un rizo suave y nada guerrero.

La piruleta

era lo de menos.

Era la excusa

para seguir un camino.

Su camino.


Escrito por María del Río.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada